Novedades‎ > ‎

Legalidad versus moralidad

publicado a la‎(s)‎ 17 jul. 2018 3:58 por Comité de Empresa Oracle Madrid Madrid   [ actualizado el 17 jul. 2018 3:58 ]

¿Es legal despedir a un trabajador que gana mil euros y a cambio contratar dos que ganen cuatrocientos? La respuesta no tiene discusión, y es un  rotundo. Pero, ¿es ésto ético o/y moral?, pues aquí la respuesta sin embargo es un rotundo depende; depende de los principios y valores de esa empresa.

Para algunas empresas puede no resultar ético engañar (o crear falsas ilusiones) a un trabajador, haciéndole creer que si sus habilidades y rendimientos son los requeridos, que si cumple cabalmente (o incluso excede) con sus obligaciones, que si se mantiene en constante formación y mejora profesional, y que si sus evaluaciones anuales lo posicionan por encima del promedio, entonces dicho trabajador puede esperar hacer carrera en la empresa. Esta decisión puede no resultar ética para dicha empresa, e incluso ir en contra de los valores de excelencia de los cuales hace gala, y sin embargo vemos como continuamente se vulneran estos valores cuando se enfrentan a consideraciones de rentabilidad. Y es que desde hace no muchos años un grupo de importantes empresas han encontrado una veta de rentabilidad, no en la excelencia, en la innovación, o en la calidad y en la mejora continua, sino, en una suerte de ingeniería laboral que tiene como objetivo arañar algunas décimas de rentabilidad a costa de la fuerza laboral. Los ingredientes son simples, económicos (o gratuitos) y fáciles de encontrar en países como España; solo necesitamos: una legislación laboral favorable, un mercado de trabajo donde se subasta el coste del trabajador a la baja, algo de tecnología (call centers, internet, etc.) y algún país no muy lejano desde el cual poder contratar servicios; y, ya lo tenemos: por un costo menor obtengo servicios similares cuya calidad aunque inferior puede resultar aceptable. La empresa se ahorra unas pelas y de paso es incluso posible que a los sagrados "mercados" les guste la maniobra y premie a dicha empresa con una revalorización del precio de sus acciones.

¿Nos suena familiar este escenario?, ¿es, tal vez Oracle una de estas empresas? La verdad es que es difícil de creer porque Oracle ha sido, por lo menos hasta hace muy poco, del tipo de empresas que se precia por la solidez de sus principios y valores; y por otra parte, a la vista de sus resultados económicos tampoco parece que tuviese que recurrir a artimañas o estrategias laborales de dudosa moralidad para lograr sus metas económicas a riesgo del impacto negativo a la marca y al nombre que con tanto celo ha venido cuidando.

No se si tal vez ha llegado el momento para que Oracle se replantee la vigencia de ese eslogan con el que tan orgullosamente nos saluda desde su página web:  "Oracle is committed to promoting a corporate culture that is centered on integrity, accountability and ethical business conduct". 

https://www.oracle.com/corporate/citizenship/workforce/index.html

El Comité